Preferencia de país e idioma

Confesiones de un atleta aficionado y fan de FitLine o cómo reducir el dolor muscular

Published: 23/01/2018

En 2015, corrí mi primer maratón. Ese año fue probablemente el año en el que estuve en mejor forma hasta ese momento de mi vida. Era estudiante en la universidad y tuve mucho tiempo para prepararme para la carrera de 42 km (en Berlín) y cruzar la línea de meta a poca distancia de la Puerta de Brandenburgo. Tras cumplir uno de mis deseos de mi lista, seguí haciendo deporte, pero ya no con la misma regularidad.

He aquí mi primera confesión: durante los últimos dos meses, no he salido a correr. Existen varias razones con las que, estoy seguro, todo el mundo puede identificarse: El trabajo nos quita mucho tiempo. Hace demasiado frío y anochece pronto en invierno, y hace demasiado calor en verano. Prefieres estar con la familia y los amigos. Podría seguir…

El domingo pasado hice mi primera carrera larga después de lo que me pareció toda una eternidad. Esa misma noche noté un ligero dolor en las pantorrillas. Y, ¡qué dolor muscular sentí cuando me desperté al día siguiente!

Aquí va mi segunda confesión (y, por favor, no me juzguéis): a veces me gusta la sensación de dolor muscular. Porque puedo decir que he sido capaz de conseguir algo. Por eso también se dice: «Al que algo quiere, algo le cuesta».

Sin embargo, esta vez la intensidad del dolor en mis pantorrillas fue inusual. Cuando fui tambaleándome al trabajo, necesitaba desesperadamente un poco de alivio. Fui a ver a uno de mis compañeros. Después de todo, es un antiguo jugador de fútbol profesional, por lo que estaba seguro que tendría excelentes consejos sobre cómo reducir el dolor que estaba sintiendo en ese momento y evitar que un dolor muscular como ese se repita en el futuro.

Esto es lo que me pareció extremadamente útil:

Calentamientos y estiramientos

Ejercitar los músculos sin una preparación adecuada no solamente aumenta las probabilidades de sufrir un dolor muscular severo, sino que también te expone a sufrir un tirón en un tendón, ligamento o músculo durante el entrenamiento. Por tanto, lo primero es lo primero: Realiza un calentamiento con ejercicios cardiovasculares sencillos, estiramientos y solamente después alcanza la velocidad máxima.

Hidratación

Una hidratación suficiente antes, durante y después del entrenamiento ayuda a disminuir la inflamación (dolor muscular) después del ejercicio. Creedme, la próxima vez que tenga previsto realizar una carrera más larga, me aseguraré de tener a mano FitLine Fitness-Drink, así como Restorate. La solución electrolítica a base de carbohidratos Fitness-Drink contribuye a mantener el nivel de resistencia en ejercicios que requieren una resistencia prolongada. Se digiere fácilmente y se puede utilizar antes, durante y después del esfuerzo. Mejora la ingesta de líquidos y el magnesio contribuye a reducir el cansancio y la fatiga. Restorate, que también es rico en magnesio, es la «última copa antes de acostarse» ideal, ya que favorece la regeneración.

¡Hielo, hielo, cariño!

Se ha comprobado que los baños fríos inmediatamente después de un entrenamiento intenso reducen significativamente el dolor muscular. Es algo que casi todos los atletas profesionales hacen. Y se anima a todos los aficionados a hacer lo mismo, si pueden.

No hay más que observar a Felix Tan, triatleta de competición y fan de FitLine. Entrena seis días a la semana, con un día de descanso. En los días de descanso se relaja en casa, hace algo de yoga y mucho foam rolling o auto-liberación miofascial para sus piernas y espalda. Después de cada competición, se sumerge en un baño de hielo. ¡Brrrr…. pero ayuda!

Yo y mi foam rolling

El masaje es un gran tratamiento para los músculos doloridos. Como, por lo general, la mayoría de nosotros no podemos darnos el lujo de contratar a nuestro propio fisioterapeuta después de los entrenamientos, un auto-masaje con rodillos de espuma es una alternativa fácil y barata. Estas técnicas relajan los músculos doloridos y los estiran para aliviar la tensión. Jana Stewart, modelo profesional de fitness y usuaria de los productos FitLine, se decanta por esta técnica.

En general, el tiempo curará todas las heridas, siempre y cuando no sea algo más serio. En cuanto a mí, el dolor muscular ha desaparecido, y pronto saldré a la calle de nuevo para otra sesión de entrenamiento.

Si has empezado el Reto para ponerse en forma, estoy seguro de que ya has sufrido algún que otro dolor muscular. Comparte tus experiencias en la sección de comentarios.